Peña-Nieto-matrimonio
Imagen: youtube.com/sasha kidman

“El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno”. Gabriel García Márquez.

El matrimonio no es asunto fácil. Además del amor, existen otros factores como el respeto, la confianza,la comunicación y la convivencia que determinan, a la larga, la continuidad (o no) de una pareja. Pero indudablemente, el matrimonio es aun más complejo cuando quien lo compone es el presidente de un país y una reconocida actriz de la televisión nacional. Enrique Peña Nieto Angélica Rivera se conocieron por primera vez en 2008, año en que Rivera trabajó en la campaña de promoción del gobierno de Peña Nieto, entonces gobernador del Estado de México. Sin embargo, fue solo hasta noviembre de 2010 que la pareja decidió darse el “sí”, para luego enrolarse junta en la campaña presidencial de 2012 en la cual Peña Nieto resultó vencedor.

Pero lo que había comenzado como un cuento de hadas, rápidamente se convirtió en un dolor de cabeza. A la polémica generada por la lujosa mansión propiedad de la actriz conocida como ‘La Gaviota’ (avaluada en más de siete millones de dólares), se sumó luego la extraña desaparición de 43 estudiantes de una escuela rural en Iguala. Sucesos que, además de generar una grave crisis política e institucional en el país, habrían repercutido significativamente en la estabilidad de la pareja presidencial.

https://www.youtube.com/watch?t=14&v=Trgu5BPzOG8

Las sospechas comenzaron a partir de la más reciente visita oficial de Peña Nieto a Francia, en donde la pareja protagonizó un hecho bastante inusual. Luego de saludar en los Campos Elíseos al presidente ‘galo’, Francois Hollande, Rivera intentó agarrar del brazo a su esposo pero éste se movió ligeramente, en un gesto poco habitual y que ha dado lugar a todo tipo de especulaciones y conjeturas. Y como si esto fuera poco, en otras imágenes tomadas el mismo día, se ve a la actriz negándose a agarrar el brazo de su marido para caminar acompañados por la famosa avenida parisina, lo que muchos han catalogado como un “signo de revancha” por el desplante previo.

“El supuesto rechazo del presidente a la señora Angélica no tiene el menor fundamento. Están en situaciones difíciles, momentos de tensión, donde se deben cumplir protocolos y, al mismo tiempo, se pretende que haya cierta cordialidad e informalidad con otros personajes, de modo que pueden suceder cosas que no son intencionadas y mucho menos, mal intencionadas”,  afirmó recientemente a la revista mexicana Quién la socióloga Sara Sefchovich, quien ha estudiado durante años la figura de la primera dama en México.

A pesar de que, por el momento, los rumores sobre una posible crisis matrimonial entre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera han sido solo eso, rumores, muchos son los que creen que los problemas políticos por los que atraviesa el país han terminado por meterse en la cama de la pareja más famosa e importante de México ¿Divorcio a la vista?